Dime cómo jugabas y te diré…

Se dice que muchas charlas futboleras derivan en sentencias incomprobables o frases hechas carentes de sustento más que algunas ratificaciones visuales esporádicas. Por ejemplo, esa que sentencia: “dime cómo jugabas y te diré cómo dirigirás”. Puede ser. Lo que ocurre es que el juego del fútbol es tan apasionante y tan controversial, que pretender establecer algunas analogías a veces termina encasillando todo en módulos tan estancos como injustos.

Escuchamos opinar con contundencia fundamentalista a acérrimos defensores de la creatividad futbolística tanto como a confesos resultadistas metodológicos. Por eso preferimos tomar distancia, aunque por supuesto nunca negociaremos lo que creemos como dogma del fútbol (posesión, intención ofensiva, búsqueda del juego por sobre la búsqueda del error rival). Desde ahí es que intentamos un ejercicio de similitudes…O no tanto.

Focalizamos así en dos entrenadores jóvenes, exitosos, uno con chapa internacional por el lugar donde se desarrolla y por los títulos obtenidos, y otro con chapa nacional y con éxitos internacionales que jerarquizan su proyección.

Diego Simeone (45 años) y Marcelo Gallardo (39 años) coincidieron como jugadores en la Selección Nacional entre 1994 y 2001. Simeone tuvo una extensa trayectoria en el equipo argentino y se transformó en una especie de símbolo desde su entrega y su lucha. Gallardo representó la otra cara que debe tener cualquier equipo, la de la técnica en el juego y la conducción en la táctica. Un jugador todo terreno y otro jugador estilista y efectivo. Y ambos ultra necesarios en cualquier equipo. Otra famosa frase hecha ratificaría una verdad incomprobable: no se puede jugar con 11 Simeones o con 11 Gallardos. Todo indica que es así, aunque aún nadie lo demostró con prueba y error.

Gallardo 2 Simeone

El tema es que ambos ahora diseñan equipos, juegos y deciden estilos desde sus puestos de DT. La idea por supuesto no es confrontarlos, y mucho menos desde sus trayectorias como tales ya que uno está en esto hace tiempo y el otro recién está comenzando. Simeone conquistó títulos con saco y corbata en Estudiantes y River localmente, y ha producido una conmoción muy especial en el Atlético de Madrid, donde salió campeón de la Liga, de la Copa del Rey, campeón en la UEFA League y subcampeón en la Champions. Gallardo, con menos tiempo de traje y al costado, debutó con un título en Nacional de Uruguay y siguió en River con dos torneos internacionales, una copa internacional y un subcampeonato local, que estuvo muy cerca de ganar.

Esas son las medallas, pero, ¿cuáles son los argumentos? Muchos y variados. Pero especialmente los que los llevaron a lo más alto como jugadores. Y hasta podemos entender cómo juegan sus equipos a partir de cómo jugaban ellos. Y aquí no hay frases hechas ni lugares comunes del fútbol. Ambos siguen siendo fieles a sus características y condiciones. Y como no podía ser de otra manera, hay algo que los hermana: los dos armaron cuerpos técnicos con profesionales de distintas áreas (incluída la psicología aplicada al deporte), ambos no dejan nada librado a la improvisación ni se quedan derramando lágrimas por contratiempos, sino que miran hacia adelante, trabajan y planifican de acuerdo a los recursos futbolísticos que tienen (obviamente, jugadores). Se capacitaron y siguen haciéndolo. 

Simeone DT Galardo DT

Sería de una simplificación absurda y oportunista enrolarlos en supuestas escuelas o líneas (la de Guardiola o la de Mourinho, la de Bielsa o la de Van Gaal, por ejemplo) y de una mediocridad total estancarse en ese lugar de la historia. Sería exagerado compararlos ya que como decíamos, Simeone arrastra un exitoso rodaje y Gallardo recién comienza, con todo es cierto, pero es un principiante si se puede usar el término.

Pero es muy tentador hacer un ejercicio futbolero con ambos. Tentador desde aquella frase de la que hablamos. En ellos bien se puede decir “dime cómo jugabas y te diré cómo diriges”, y ambos lo refrendaron de cortos y ahora de traje. Jugaban bien y dirigen igual, ya que sus equipos juegan a algo definido y de la mejor manera, a veces mejor y otras no tanto. Luego todos los futboleros optaremos por cual nos gusta más, pero entendiendo que los dos estilos son legítimos, inevitables y tal vez necesarios. Existieron, existen y existirán.

Quizás el fútbol en el fondo es eso. Un juego, sí. Y una competencia de un equipo contra otro, pero que en el fondo muchas veces esconde otra más profunda en esencia, la de un estilo contra otro.

This article has 2 Comments

  1. No encuentro demasiada lejanía entre el juego propuesto por ambos, salvo las diferencias de los interpretes.

    1. Yo veo una básica, con dinámica Gallardo apuesta a la posesión y Simeone a la que le sirve pero no con la pelota como bien preciado y no negociable. Algo así como ataco siempre PORQUE me conviene (y cuando me dejan obvio), que sería Gallardo, y ataco siempre CUANDO me conviene, que sería el Cholo.

Comments are closed.